Qué ver en Santa Marta, la perla del Caribe

La que dicen es la bahía natural más bonita de las Américas fue escogida por Rodrigo de Bastidas para fundar Santa Marta en 1525, convirtiéndose en la ciudad más antigua del país y la segunda más antigua del Nuevo Contiente. Así, lentamente se fue consolidando la ciudad durante la Colonia hasta las primeras rebeliones de la Independencia y los pasos de la nueva república.

Breve Historia

Origen de Santa Marta

Santa Marta es una de las ciudades protagonistas en la historia de Colombia. Antes de que los españoles llegasen al Nuevo Mundo, estas tierras y mares eran de propiedad colectiva de los indios Tayrona, hombres y mujeres de pequeña estatura que dominaban las escarpadas laderas de la Sierra Nevada.

Allí construían terraplenes en los que sembraban maíz, ñame, piña y otros productos agrícolas autóctonos de la región. Eran hábiles orfebres que manejaban a la perfección la técnica de la cera perdida para darle forma al oro, su metal sagrado. Además, manejaban con maestría las atarrayas y arpones para la pesca, ya fuera en río o mar.

Y así vivían, en una perfecta armonía con la naturaleza y el cosmos, hasta que llegó la conquista española y con ella la capitulación de los territorios que abarcaban desde la desembocadura del río Magdalena hasta la punta más septentrional de Colombia: el Cabo de la Vela.

La conquista española

En los inicios de la conquista, Santa Marta era uno de los principales puertos caribeños. Debido a que la Corona ordenó a las flotas de galeones de Panamá hacer escala únicamente en Cartagena, su actividad decayó durante los siglos siguientes.

Conquistador español de Santa Marta

Escultura de Rodrigo Bastidas en Santa Marta, 2018.

Las continuas guerras de España con Francia e Inglaterra, el conflicto religioso entre católicos, anglicanos y calvinistas, y las prohibiciones de  navegación y comercio con las colonias españolas incentivaron la aparición de piratas, corsarios, filibusteros y bucaneros en el Caribe. De hecho, Santa Marta fue atacada y amenazada en más de cuarenta ocasiones: por el señor de Roberval, Martin Cotes, John Hawkins, Francis Drake y Walter Raleigh, entre muchos otros.

La Independecia de Colombia (año 1810)

Con la República se dio un incremento del comercio exterior en el país y así la ciudad recobró su importancia, que por un tiempo se convirtió en el principal puerto importador de Nueva Granada. Éste renacer fue impulsado por empresarios extranjeros y criollos que tenían grandes haciendas de caña e invirtieron en la navegación a vapor y el ferrocarril.

Santa Marta en la actualidad

Desde mediados del s. XX, Santa Marta se orientó hacia el turismo. La bahía de Gaira dejó de ser una hacienda para transformarse en la playa de El Rodadero, y el ferrocarril “Expreso del Sol” trajo del interior del país miles de turistas para conocer el mar.

La creación de los Parques Nacionales Naturales Tayrona y Sierra Nevada y el Parque Arqueológico Ciudad Perdida, sentaron las bases para redescubrir la imponente naturaleza desde el ecoturismo responsable y el disfrute de la diversidad cultural.

Poco antes del s XXI, se recuperó el centro histórico de Santa Marta, buscando recuperar su valores arquitectónicos, históricos y culturales y potenciar el turismo.

¿Quién fue Simón Bolivar?

Simón Bolivar (1783 – 1830) fue un líder militar y político venezolano fundamental en la ayuda a los países de América Latina a independizarse del Imperio español. Durante su vida, ayudó a países como Venezuela, Colombia, Ecuador y Perú a lograr su independencia, y creó el estado de Bolivia.

Bolivar también ayudó a sentar las bases de la democracia en América Latina: fungió como presidente, entre 1819 y 1830, de la república hispanoamericana conocida como Gran Colombia, que se disolvió el mismo año de su muerte.

Museo del oro en Santa Marta.

Imagen de la habitación dónde dio el último suspiro el libertador Simón Bolivar, 2018.

Dónde está Santa Marta

¡Justo aquí!

Dónde esta Santa Marta

Imagen de wikipedia.

Clima en Santa Marta

Santa Marta tiene un clima de estepa. Básicamente, llueve solamente en la época de lluvias y las temperaturas varían poco o nada a lo largo del año. La temperatura promedio anual es de unos 28ºC.

Temporada seca: en los meses de diciembre a abril llueve muy poco, y las temperaturas varían entre los 22º y los 30ºC dependiendo de la hora del día.

Temporada de lluvias: de marzo a noviembre los niveles de lluvia son más altos y la temperatura también suelen aumentar unos grados sobre el promedio anual.

Por lo general, octubre es el mes con los niveles más altos de precipitaciones. Santa Marta es un destino que puedes visitar en cualquier época del año, porque la temperatura es ideal y las lluvias escasas. Temporada alta es de junio a septiembre, por lo que encontrarás que los precios son más altos y los destinos más populares estarán llenos de turistas.

Qué ver en Santa Marta

La Catedral

Fue la primera catedral de América Latina y su construcción, que comenzó en 1765, fue interrumpida por piratas ingleses, franceses y holandeses que asediaban continuamente a la ciudad. Tiene algunas placas conmemorativas de eventos trascendentales que sucedieron en su interior, como la época en que estuvieron los restos de Simón Bolivar. También se encuentran allí los restos del fundador Rodrigo de Bastidas. Es un buen lugar para refugiarse del sol y descansar un rato.

Iglesia en Santa Marta

Catedral de Santa Marta, 2018.

El centro histórico y cultural de Santa Marta

El centro histórico se compone de 30 manzanas ubicadas entre la calle 22 y la Avenida del Ferrocarril. Encontrarás joyas arquitectónicas de la época colonial convertidos en pubs, tiendas y casas coloniales.

Dónde tomar algo en Santa Marta

Calle 19 de Santa Marta, llena de restaurantes y bares de copas.

Claustro San Juan de Dios

Esta estructura de estilo indefinido fue declarado Monumento Nacional en 1999. Se construyó en 1760  y en la actualidad es la sede del Museo Etnográfico de la Universidad del Magdalena.

Casa de la Aduana

La primera edificación que los españoles levantaron arquitectónicamente, no solo en la ciudad, sino en Suramérica. Ha servido como edificio de aduanas y casa de gobierno, y en la actualidad funciona aquí el Museo del Oro.

En él, podéis ver una gran colección de orfebrería elaborada por los indígenas Tayrona y todo lo relacionado con ésta etnia. Además, es famoso por ser el lugar donde fue velado Simón Bolivar a su muerte. La entrada es libre y gratuita y la verdad que merece la pena pasar un rato allí.

Museo del Oro

Casa de la aduana en Santa Marta. El primer edificio realizado por europeos en Latinoamérica. 2018.

Parque Simón Bolivar

El corazón de Santa Marta también es llamado Plaza de Armas. En 1830 se bautizó con su nuevo nombre, después de que El Libertador Simón Bolivar fuera velado en la Casa de la Aduana, a un costado del parque. Se inauguró el 1845 y tiene una fuente de mármol que fue traida desde Génova (Italia).

Escultura de Bolivar en Santa Marta.

Parque Simón Bolivar, 2018.

Quinta de San Pedro Alejandrino

Este lugar ocupa un lugar de gran importancia dentro de la historia de toda América, pues en una de sus habitaciones murió Simón Bolívar, en 1830. En el interior de las instalaciones se encuentra la Antigua Hacienda, el Museo de Arte Contemporáneo y el Jardín Botánico, así como el Altar de la Patria que se construyó en el centenario de la muerte de El Libertador. Éste lugar se ha convertido en uno de los lugares favoritos de reunión de los mandatarios latinoamericanos.

La bahía

Justo enfrente del casco histórico de Santa Marta se extiende la bahía, más conocido como “Playas del Centro”. Aquí vale la pena descansar una tarde y mezclarse con los locales para conocer sus costumbres y algo de su cultura, dado que son las playas de los samarios raizales.

Hay restaurantes, puestos de bebida y mercadillos hasta por la noche. El paseo que transcurre a lo largo del malecón es conocido como avenida Rodrigo Bastidas.

Mercadillo playero

Tiendas en la playa en Santa Marta, 2018.

El Rodadero

A cinco kilómetros del casco histórico y sobre la bahía de Gaira se encuentra el Rodadero, uno de los destinos turísticos más famosos de Santa Marta. Es una zona ideal para disfrutar de la gastronomía, las actividades acuáticas y la vida nocturna. Desde aquí salen las lanchas a Playa Blanca, una bahía más tranquila y menos congestionada que éstas.

Taganga

Es un pequeño corregimiento de pescadores, a 10 minutos del centro. Está rodeado de montañas, aguas cristalinas y tiene una interesante historia (¡eran canibales!), que la han convertido en una de las visitas obligadas si estás en Santa Marta.

En los últimos años parece ser que se ha vuelto un poco insegura por la noche, por lo que no te olvides de estar volver a casa temprano y no pasear por caminos solitarios, just in case 🙂 .

Playa cerca de Santa Marta.

Playa de Taganga, 2018.

Mamancana

Reserva natural privada. Si buscas por internet verás que ofrece un montón de actividades de aventura, trekkings, spa… en un entorno muy lujoso y selvático. Los precios empiezan a partir de 40USD sólo por entrar, así que hasta aquí te puedo contar 🙂 .

Dónde alojarse – Hostel “La Perla” {invitación}

Acabábamos de llegar de Cartagena de Indias, donde todos los albergues se encuentran dentro de la ciudad amurallada, que es muy bonita pero que está a tope de turistas. Así que en Santa Marta buscábamos un lugar que fuese económico, cerca del centro, pero que nos permitiera descansar del bullicio; además de darnos una buena ducha, y recuperar energías para ir a Tayrona a hacer el trekking con las mochilas.

Descansando en Santa Marta.Dejarlo todo para viajar.

Jonás descansando en el balcón del hostel, 2018.

Por fortuna encontramos el hostel “La Perla”, que reunía todos estos aspectos. Está a cincuenta metros de la playa, por la noche puedes tumbarte en una hamaca o sentarte en una mecedora en la terraza a leer mientras oyes el ruido de las olas.

Turista leyendo en el balcón.

Un viajero leyendo en una de las mecedoras del hostel, 2018.

Algo que estamos mirando en todas los lugares donde vamos en Sudamérica, es que los albergues no queden en zonas apartadas. El hostel se encuentra en un área residencial con otros hoteles y no hay problema en volver de noche. Además la recepción esta abierta 24 horas.

A la hora de elegir albergues y hoteles en Santa Marta, presta atención a las características porque, los pocos hostels que tienen aire acondicionado, limitan su uso a por la noche. En La Perla, preguntamos y nos confirmaron que era una práctica habitual en los alrededores, pero que ellos da servicio de aire acondicionado las 24 horas. Menos mal, porque en Santa Marta hace un calor tremendo.

Las habitaciones están muy bien, tienen taquilla donde entra una mochila de 70 litros y baño privado en cada habitación. Y sobre todo, están especialmente limpias. Si hay algo que recalcar del hostel, además de su ubicación, es lo extremadamente limpio que está todo. Nuestra habitación en el hostel. Si buscas ahorrar al máximo, el hostel tiene varias cocinas con nevera y utensilios para poder cocinar ubicadas en common rooms dónde charlar con otros viajeros o descansar.

Trabajando en el albergue.

Silvia trabajando en la zona común del hostel, 2018.

El hostel no tiene servicio de desayuno, pero tienes en recepción una mesa con café de “autoservicio”, y un dispensador de agua potable para consumir en el lobby. Esto último puedes tenerlo en cuenta también a la hora de elegir hostel porque en Colombia el agua del grifo no es potable, y el precio de agua es algo caro (COP 2000 por un botellín).

Silvia cocinando en el hostel.

Por último, y tal vez para muchos lo más importante ¡internet!. En todos los lugares del hostel se recepcionaba perfectamente la señal y pudimos navegar con normalidad.

Nada más, si estás buscando un lugar tranquilo pero bien ubicado, cerca de la playa, con máxima limpieza y dónde descansar antes o después de tu aventura por Tayrona, te recomendamos el Hostel La Perla.

Lugares de interés más cercanos:

  • Santa Marta Marina-0,6 km
  • Plaza Simon Bolivar-1,1 km
  • Catedral de Santa Marta-1,1 km
  • Museo del Oro Tairona-1,1 km
  • Playa Blanca-2,9 km
  • Acuario y Museo del Mar del Rodadero-3 km
  • Playa El Rodadero-3,8 km
  • Quinta de San Pedro Alejandrino-4,4 km
  • Centro Comercial Zazué-10,2 km

Servicios:

  • Parking público gratuito en los alrededores.
  • Aire acondicionado.
  • Internet.
  • Cocina y nevera.
  • Traslado al aeropuerto (bajo pago).
  • Recepción 24 horas (hablan inglés y español).
  • Habitaciones familiares y para grupos.
  • Habitaciones para no fumadores.
  • Limpieza diaria de las habitaciones.
  • Seguro médico (si te sucede algo dentro del hostel o te encuentras indispuesto puedes hacer uso de su seguro médico).

Dónde Reservar:

  • E-mail: reservas@laperlahostel.com
  • Facebook: https://www.facebook.com/laperlahostel/
  • Teléfono: 317 6362174
  • Booking: https://www.booking.com/hotel/co/la-perla-hostel.es.html
  • Hostelworld: https://www.spanish.hostelworld.com/hosteldetails.php/La-Perla-Hostel/Santa-Marta/277544?sc_pos=52

Dónde comer

En todos los países donde es tradición, nosotros recomendamos la street food. En este caso, podéis encontrar platos delicioso por muy poco dinero por muchas calles de la ciudad: el típico sancocho, arepas, empanadillas, pizzas, zumos de fruta fresca y los famosos perros calientes. Solo debes tener en cuenta que cuanto más cerca de una atracción turística, más caro será. En la bahía y cerca de la catedral son sitios donde podéis encontrar puestos variados de comida.

Puesto de arepas en Santa Marta. 2018

El mejor cóctel de gambas lo tiene Pepe del Mar en su kiosco. La ración más pequeña cuesta 6.000 COP (2018) y está buenísimo. Podéis encontrarle cada día en la calle 20 con carrera 2.

Si preferís ir a restaurantes, también a lo largo de la bahía encontraréis variedad, así como en la calle 19 y el Parque de los Novios, donde además de comida local e internacional, podéis encontrar cócteles y bares de marcha para pasar un buen rato, como dicen aquí, “rumbiando”.

Y si queréis encontrar el corazón de la vida y comida samaria, podéis ir hasta el barrio “Pescaíto”, famoso por ser el más tradicional y además cuna del famoso futbolista Valderrama.

Qué ver en las afueras de Santa Marta

Parque Nacional Natural Tayrona

Éste parece que es el lugar de orgullo natural e histórico de samarios y colombianos. Se puede llegar en en lancha desde Taganga o en coche o autobús, por la Carretera Central del Norte.

Hay un montón de playas y parajes naturales para recorrer, además de un camino de piedra precolombino que te lleva Chairama, las ruinas de un pueblito tayrona donde puedes ver terrazas, canales y plazoletas bien conservadas.

Para llegar, coge el autobús en el mercado central. Sale cada 15 minutos, tarda una hora y media en llegar y cuesta 6000 COP.

En este link puedes ver nuestra Guía completa sobre el Parque Tayrona: cómo llegar y qué ver.

Cabo San Juan, en Tayrona. 2018

Buritaca

A 50 kilómetros al norte de Santa Marta se encuentra Buritaca, el lugar donde confluyen las aguas frías y dulces del río Buritaca con las tibias y saladas del mar Caribe.  Es un buen lugar para escapar del extremo sol y dejarse refrescar por la brisa que se cuela desde la Sierra Nevada. El bus desde Santa Marta (mercado central) son COP 8000. El bus tarda una hora aproximadamente y te deja a 20 minutos caminando de la playa.

Buritaca. Imagen de Buritaca.com. 2018

Quebrada Valencia

En el Kilómetro 59 por la vía hacía Ríohacha hay un pequeño río que desciende hasta el mar, y en su caída va formando una serie de cascadas y piscinas naturales. A través de un paseo de 20 minutos se llega a las cascadas, donde puedes pegarte un baño. Tienes que atravesar riachuelos, atención al calzado que llevas.

Para llegar, coge en el mercado central de Santa Marta el mismo bus que va a Tayrona (COP 8000). El trayecto es de aproximadamente 1h30min. La entrada son COP 3000 por persona. Quebrada Valencia está a 5 km de  Buritaca, si vas mal de tiempo puedes ir a los dos sitios el mismo día.

Ciudad Perdida

En la Sierra Nevada, sólo los valientes hacen esta ruta, pero tiene recompensa. El trayecto se hace a pie o a lomos de una mula, aunque nosotros estamos totalmente en contra del uso de animales en estas actividades.

Lleva 3 días subir, y dos de bajada, y debes ir con guía profesional lo que hace que los precios se encarezcan un montón. Eso sí, tendrás la oportunidad de acercarte a las comunidades indígenas yoguis y arhuacas.

Éste yacimiento urbano tayrona, es del periodo precolombino, está a 1200 metros sobre el nivel del mar. Podrás ver terrazas de piedra, calles, y sistemas de acueducto y alcantarillado, en medio de la selva. Debido a nuestro bajo presupuesto no pudimos hacer el trekking, pero es un lugar realmente impresionante.

Ciudad Perdida. Imagen de Wikivoyage.org

Ciénagas

En la carretera dirección a Barranquilla se puede observar a lo lejos la Ciénaga Grande, ciénagas más pequeñas, palafitos y restos de manglares, hasta llegar al Puente Pumarejo sobre el río Magdalena.

A pesar de lo colorido y curioso del lugar, el mal cuidado y la increíble suciedad y contaminación que sufre tanto la ciénaga como el río, os hará reflexionar sobre lo que se debe y no se debe hacer con las maravillas de la naturaleza.

Si no tienes la oportunidad de verlo desde la carretera, durante un trayecto entre Barranquilla y Santa Marta, te recomendamos que no vayas si no es acompañado de alguien local.

Aracataca

Si tenéis tiempo, la cuna del Premio Nobel de Literatura Gabriel Garcia Marquez es también un destino cerca de Santa Marta. Éste pueblo costero recrea además el Macondo el pueblo imaginario creado por Gabo en Cien años de soledad.

Ideal para amantes de la literatura que quieren ver los paisajes que inspiraron a este autor a plasmar su realismo mágico y su casa museo. Dicen que hay más de 40 lugares por el pueblo que fueron reflejados en sus novelas.

Para llegar debes ir a la terminal de transportes y desde allí coger un bus por aproximadamente COP 12000 (1h30min).

Cómo llegar a Santa Marta desde Cartagena de Indias

En Cartagena de Indias debes de dirigirte a la estación de busetas (buses) Marsol, en el barrio de Marbella. El precio del billete por persona es de COP 42000, unos 12 euros y tarda unas cuatro horas. Las “busetas” son bastante modernas y con aire acondicionado. Como en todos los buses de Colombia, no te olvides de ir abrigado, porque ponen el aire muy frío.

Cómo ir de Santa Marta a Medellín

El autobús de Santa Marta a Medellín son 16 horas. Si no tienes especial interés en viajar por tierra, entonces podéis ir en avión. Si es temporada alta tienes que cogerlo con bastante antelación para no quedarte sin ellos.

Nosotros cogimos billetes de autobús a través del buscador www.pinbus.com, que compara el precio y la disponibilidad de varias compañías de autobuses. Finalmente compramos dos billetes en clase Premium (la única que había disponible) por 336.000 COP (unos 50 euros por persona). Son muy cómodos, pero hace un frío polar durante todo el viaje. He visto a gente con bufanda y gorro de lana. Otros metidos en sacos de dormir. De verdad, hace mucho frío ahí.

Es muy habitual en Colombia, en general, que poco antes de temporada alta ya no queden tickets disponibles para los principales destinos, ¡no pierdas tiempo!

1 Comentario

  1. can

    impresionante todo lo que contais

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

 

¿Quiénes somos?

Somos Silvia y Jonás, una cántabra y un asturiano. Ambos nos dedicamos al transporte marítimo internacional y hemos hecho un break en nuestras carreras para cumplir uno de nuestros sueños de la infancia: dar la vuelta al mundo. Actualmente estamos en ruta, y puedes seguirnos a través del blog, otras RRSS y un localizador GPS desde el que vamos enviando balizas.