Transnistria, un país fantasma en Europa

Buenas noches, por fin hemos llegado a Irán, después de más de 10 horas haciendo autoestop desde Armenia.  Durante el viaje en el último coche que pillamos, venía pensando en el día que pasamos en Transnistria.

No sé si has visto la película de “Goodbye Lenin”. Tranqui, no te voy a hacer ningún spoiler. La película trata sobre una mujer fanática de la Unión Soviética, en la República Democrática Alemana. Se queda en coma, y se despierta después de la caída del muro de Berlín. Sus hijos, para no empeorar la salud de su madre, hacen todo lo posible para que siga pensando que vive en la Alemania socialista y que nada ha cambiado.

Pues algo así sucede en Transnistria. Una república socialista no reconocida oficialmente por casi ningún país y anclada en la época Soviética. Te explico paso por paso, para entender mejor, qué es Transnistria y cómo se ha convertido en un país fantasma.

Dónde se encuentra Transnistria

Justo aquí, atrapada entre la República de Moldavia y Ucrania.

Donde esta Transnistria

Imagen de wikipedia.com

 

¿Es realmente un país?

Oficialmente no, ni siquiera Rusia lo reconoce como país (hay un interés político detrás de esta postura). Sólamente otros tres países que se encuentran en una situación como Transnistria, lo reconocen: Nagorno-Karabaj, Abjasia y Osetia del Sur. De hecho, Abjasia posee una embajada en Tiraspol.

Después de la caída de la Unión Soviética, Moldavia recuperó su autonomía. Impuso el moldavo como idioma oficial (muy parecido al rumano) en detrimento del ruso y una serie de reformas culturales y legales. Todo ello encaminado a alejarse de la sombra soviético-rusa y acercarse cada vez más a Rumanía.

Bandera Moldava. Es identica a la rumana, salvo por el escudo de armas del centro.

 

El conflicto que llevó a Transnistria a la independencia surgió de una importante comunidad rusa en el norte del país que no estaba dispuesta a “moldavizarse” y alejarse de la cultura soviética. Así que declararon de manera unilateral la independencia, a pesar de no contar con ningún respaldo internacional. En 1992 estalló una guerra civil entre Moldavia y Transnistria que duró apenas dos meses. La presencia del ejército ruso en Transnistria ha conseguido espantar a los moldavos, y que éstos no intenten ninguna incursión más hasta el momento.

¿Es peligroso?

Es totalmente seguro. Hace años que la guerra acabó y la influencia rusa garantiza la seguridad en la zona.  Eso sí, prepárate para ver la frontera y la entrada a la capital con armamento militar.

Cómo llegar

Sólo se puede acceder por tierra, a través de uno de los dos países con los que hace frontera: Moldavia o Ucrania. Nosotros llegamos desde Chisinau, capital de Moldavia. Las mashruskas salen desde la estación central de autobuses, justo al lado del mercado. Hay una mashruska cada media hora de Chisinau a Tiraspol, capital de Transnistria. Y cada hora desde Tiraspol a Chisinau.

El precio también es diferente según el sentido del viaje. De Chisinau a Tiraspol son 36,5 MDL (1,80€) y de Tiraspol a Chisinau 37,24 rublos de Transnistria (2,66€). Si estás considerando hacer autoestop para llegar, lo mejor es coger una mashruska (mini bus) que te deje en el aeropuerto. Éste se encuentra en dirección a Transnistria y está justo a las afueras de la ciudad. Es un lugar ideal para hacer autoestop, tal y como te explicamos en nuestro artículo sobre autostop.

¿Es necesario visado?

No es necesario. Cuando llegas a la frontera tienes que bajarte del bus para que registren tu entrada. No te pondrán ningún sello en el pasaporte, te darán un resguardo donde pone la hora de entrada y te indica que sólo puedes estar 10 horas en el país. La entrada al país es gratuita, no hay que pagar absolutamente nada, ni a nadie (ha habido casos de militares que han preguntado por dinero).

Las autoridades de la República Moldava tampoco sellarán tu salida del país, ya que ellos siguen considerando éste territorio como perteneciente a Moldavia.

Como entrar en Transnistria.

Visado de Transnistria. 2017.

Si quieres quedarte más de 10 horas, tienes que saber la dirección del hotel/apartamento donde te vas a quedar. Cuándo rellenes el formulario de entrada indícalo y una vez llegues a Tiraspol o cualquier otra ciudad te registras en el departamento de migración. En Tiraspol se encuentra en la calle Uliza Kotovskogo 2A. Si te quedas en un hotel, los empleados del hotel lo harán por ti.

Qué ver en Transnistria

No hay mucho que ver. Básicamente caminar por su calle principal October 25 Street. Si hay algo en Transnistria, está ahí: edificios gubernamentales, estatuas de Lenin, monumentos a los caídos en la guerra, vehículos de guerra, propaganda comunista, etc. Es sorprendente ver cómo una avenida tan grande, está tan vacía de coches.  Lo más interesante de la ciudad es respirar esa atmósfera enrarecida, sospechosa, decadente, estancada…

Si quieres hacer una visita un poco más profunda también puedes visitar el cementerio de los héroes, el museo nacional de Tiraspol o el teatro de la ciudad.

 

¿Qué es el Sheriff?

Sheriff es un conglomerado de empresas privadas que monopolizan casi todas las actividades empresariales de Transnistria. Así que no te extrañe encontrarte que el equipo de fútbol se llame Sheriff,  que la única cadena de supermerados sea Sheriff, que el autobús que te lleve hasta Tiraspol reposte en una gasolinera Sheriff, o que los concesionarios que veas sean Sheriff.

Aunque sea una empresa privada, recibe ayuda del gobierno. Y es la única empresa que puede importar productos del exterior y comerciar con otras divisas. A cambio, Sheriff apoya al sistema y gobierno establecido en Transnistria.

Dinero

La moneda oficial de Transnistria es el rublo transnistrio. Fuera de sus fronteras no tienen ningún valor, y el cambio actualmente (junio 2017) esta alrededor de 1€=13,88 PRB.

Yo no te recomendaría cambiar mucho dinero, con unos 5€ tendrás suficiente. El billete de vuelta son unos 2,66€ y con el resto puedes comprarte algo de comer en un supermercado “Sheriff”. Si te apetece dejarte unos euros de más, en la calle principal encontrarás un restaurante de comida rápida con muy buena pinta.

En October 25 street hay una casa de cambio. Aunque cuando fuimos tenía unos horarios de atención al cliente un poco extraños y no pudimos utilizarla. De todas maneras, en los supermercados Sheriff también hay casas de cambio.

Si te dan la vuelta con unas monedas de plástico no te asustes, son de verdad. Los locales no las aprecian mucho, ya que no lo sienten como dinero real. Básicamente es el mejor souvenir que te puedes llevar de Transnistria, unas monedas de plástico para los amigos. Cuando compres algo, pide que te den parte de la vuelta en este tipo de moneda, y si las tienen, estarán encantados de deshacerse de ellas.

Conclusiones

No te desvíes de tu itinerario para conocer Transnistria, pero si pasas cerca no dudes en acercarte. Con una visita de un día es más que suficiente. Si me apuras, con una visita de unas cuantas horas también irás bien servido. Aprovecha para pasar un día relajado, caminar, escuchar algunos podcasts y disfrutar de un lugar tan atípico.

Como curiosidad te dejo un vídeo sobre Transnistria del canal ruso RT, en su versión hispanohablante. Es interesante ver el punto de vista ruso, independientemente de la propaganda política.

Otros artículos que te pueden interesar

Cómo cruzar el Mar Negro

¿De qué puertos salen los ferrys? ¿Es caro un pasaje en barco? ¿Cuánto se tarda en atravesar el mar Negro? Aquí encontrarás todas las respuestas.

 

Contabilidad: gasta menos y viaja más

Mucha gente nos pregunta, medio en broma, medio en serio, si somos ricos para hacer un viaje así. Y la realidad es que no. El único truco a seguir es una buena contabilidad.

 

Guía de Turkmenistán

¿Te imaginas un país donde su presidente le cambie el nombre a los meses, a los días de la semana o al pan, para poner el suyo o el de su madre? Ése es Turkmenistán.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

 

¿Quiénes somos?

Somos Silvia y Jonás, una cántabra y un asturiano. Ambos nos dedicamos al transporte marítimo internacional y hemos hecho un break en nuestras carreras para cumplir uno de nuestros sueños de la infancia: dar la vuelta al mundo. Actualmente estamos en ruta, y puedes seguirnos a través del blog, otras RRSS y un localizador GPS desde el que vamos enviando balizas.