Paso del Irkeshtam: de Sary-Tash a China

Hay dos pasos fronterizos entre Kirguistán y China, ambos a través de la montaña: el Irkeshtam y el Torugart. Este último es aún más salvaje que el primero, pero es necesario viajar con un agencia oficial. El Irkeshtam, es una de las fronteras más increíbles del mundo. Ubicado en una zona remota, y a una altura de más de 3.000 kilómetros atraviesa las cordilleras del Pamir y el Tian Shan. Un lugar donde lo que se respira es sensación de aventura. Cerrado durante los meses de invierno, con nieves perpetuas, precipios que quitan el hipo, y una carretera de anuncio. Desde que se arranca del pequeño pueblo de Sary-Tash todo es asombroso.

Cruzando el paso del Irkeshtam.

Carretera desde Sary-Tash. 2017.

Este paso del Irkeshtam lleva siendo utilizado durante siglos. Puente de comunicación entre Europa y Asia a través de la Ruta de la Seda, también ha sido escenario de bandidos, contrabandistas y aventureros. Durante la era soviética el paso estuvo cerrado, debido a las malas relaciones con China. En 1998 se vuelve a abrir, permitiendo de nuevo el flujo de transportistas, lugareños y viajeros.

Montañas Pamir

Montañas Pamir. 2017.

Desde pequeño me han llamado la atenión las fronteras. He conocido algunas tensas y extrañas como la que separa Chipre, de la República Turca del norte de Chipre. Otras más amables, como las que tenemos en el entorno europeo. Pero más allá de la separación política o geográfica, el paso del Irkestham no es un lugar de paso. Es una experiencia en si mísma, incomparable a ninguna otra frontera que haya atravesado jamás.

Dónde se encuentra el paso de Irkeshtam

Justo aquí.

Irkeshtam, Dejarlo todo para viajar.

Mapa ubicado en Sary-Tash. 2017.

Cómo cruzar el paso del Irkeshtam desde Kirguistán

Pensar en cruzar el paso del Irkeshtam en un sólo día desde Osh es una locura. Hay un autobús que hace  la ruta Osh-Kashgar (30 horas), cuesta unos 50 euros, y a veces llega a tardar hasta dos días. La mejor opción es dormir en Sary-Tash, un pueblo a 70 kilómetros de la frontera china. Es un pequeña aldea donde apenas hay nada, seis guest house, una gasolinera y tres pequeños supermercados.

Madruga todo lo que puedas, ya que la frontera china funciona con el horario de Pekín. Eso quiere decir que a tu hora de Kirguistán tienes que añadirle dos horas más. Y la frontera cierra de 13:30 a 15:30 hora Pekín, lo que viene a ser de 11:30 a 13:30 hora de Kirguistán. Nosotros llegamos justo a las 11:30 a la parte china, y nos tuvimos que esperar a que volvieran del almuerzo. También hay que tener en cuenta que la frontera china cierra los fines de semana, y que si viajas en una estación que nos sea el verano es conveniente estar dos días antes en Sary-Tash. A veces, por las fuertes nevadas, queda cerrado.

El paso del Irkeshtam es la frontera más engorrosa de cruzar que me he encontrado, especialmente por la parte China. Ármate de paciencia, libros y podcasts, porque ésto va a ser divertido. Te explico lo que encontrarás.

Cómo llegar a Sary-Tash

Lo más práctico y económico es viajar desde Osh en taxi compartido. Puedes cogerlo en la zona del bazar, hay un aparcamiento de taxis justo al lado. El precio del taxi es de 500 soms por persona, aunque te pidan más, ése es el precio. El único inconveniente es que tendrás que esperar a que el taxi se llene para poder salir. Nosotros estuvimos unas dos horas y media esperando.  Así que lo más prudente es que pilles el taxi por la mañana. Otra opción es hacer autoestop. El recorrido desde Osh hasta Sary Tash es de tres horas.

Qué hacer en Sary-Tash

Sary Tash ha sido todo un descubrimiento para para mí. Como te decía más arriba no hay mucho que hacer. Es un pueblo de campesinos y ganaderos, donde la carretera se bifurca: por un lado hacía el paso de Irkeshtam (China), y al otro hacía la autopista del Pamir (Tayikistán). Pero en cambio se respira un ambiente de aventura, que te hará sentir en un documental.

Pueblo de Kirguistán

Sary-Tash. 2017.

Cuando llegues al pueblo te encontrarás una gasolinera que funciona como punto de reunión de los locales. Allí hay un mapa donde se indica los “homestay” que hay. Nosotros ya fuimos con la idea de quedarnos en una Guest House que habíamos encontrado en un foro, llamado Tatina. El precio que habíamos encontrado en el foro era de 600 soms (hace 3 años), la dueña nos pidió 900. Tras mucho discutir y decirnos que no lo dijéramos al resto de huéspedes (habían pagado 900), le dimos 800. El precio incluye cena y desayuno, la comida no es abundante, pero es suficiente.

Donde echar gasolina en Sary-Tash

Gasolinera Sary-Tash. 2017.

Cuando llegamos hacía un frío descomunal en pleno agosto, por la noche el termómetro se puso en 0ºC. Nos pusimos casi todas las capas de ropa que teníamos y nos fuimos a dar una vuelta por el pueblo. La vista de las montañas corta la respiración, por desgracia ni nuestra técnica, ni nuestras fotos le hacen justicia. Recorrimos la carretera que atraviesa el pueblo hasta que el frió no nos dejó continuar.

Recorrido desde Sary-Tash hasta el puesto de salida kirguiso

Salimos del hostel sobre las 8 y nos pusimos a hacer autoestop en la gasolinera que está a la entrada del pueblo. Justo enfrente de la guesthouse, donde hay un cartel enorme que señala el desvio al Paso de Irkeshtam.

Autostop Sary-Tash

Cartel gasolinera Sary-Tash. 2017.

Es el mejor lugar, tal y como nos comentó la dueña de la pensión. En menos de 15 minutos estábamos subidos en un camión con dos hombres kirguisos. El paisaje del paso es de otro mundo, así que relajate y disfruta.

A los 30 minutos de salir de Sary-Tash, te encontrarás un puesto de control kirguiso, en forma de contenedor marítimo. Tanto el chófer como tú os tendréis que bajar para enseñar el pasaporte.  A los 15 minutos desde el primer punto de control, llegarás al verdadero puesto de salida del país. Bájate del camión ya que tendrás que hacer el paso de aduanas por tu cuenta, y además es más rápido hacerlo sin el chófer. Te firmarán la salida del país y tendrás que coger otro camión hasta el puesto fronterizo chino. Los funcionarios kirguisos te ayudarán a encontrar un camión en el que ir, es super fácil. Es como si todo el mundo supiera que alguien te tiene que llevar. No sabemos si es legal caminar la parte entre ambas fronteras, entiendo que no, aunque la distancia es salvaba pie.

Primer puesto de control chino

Llegarás al puesto chino, ten en cuenta que es un control y que nadie te va a sellar el pasaporte. Bájate del camión, ya que si esperas en el mismo también tardarás más. Acércate a la puerta de entrada caminando y dale el pasaporte al chico que hace el registro de las entradas. Son todos especialmente jóvenes. Llegamos justo a la hora de comer y uno de los funcionarios nos dijo  que tendríamos que esperar en la carretera.

Finalmente pasó un coche con un civil y un militar y nos acercaron al edificio que se encuentra en el puesto de control (hay unos 400 metros de la entrada). Nos bajamos y nos dijeron que esperasemos allí. El militar nos pidió los pasaportes y se fue con ellos; así que nos quedamos allí, esperando dos horas en la puerta del edificio y sin pasaportes. No te preocupes por este punto, es obligatorio darles el pasaporte y tiene una explicación.

Abrieron el edificio, donde parece que no hay actividad ninguna, y nos metieron en una sala de espera. Allí estuvimos otras dos horas, con algún civil chino y militares durmiendo. Revisaron las fotos de nuestro móvil, así que no saques fotos en la zona. Nadie hablaba inglés, después de preguntar, descubrimos lo que nos esperábamos. Los militares no te dejan irte haciendo autoestop, te retienen el pasaporte, llaman a un taxista y hasta que éste no llega, no puedes irte. Cuando llega el taxista, tendrás que llegar a un acuerdo con él o no te darán el pasaporte. De hecho una vez llegado al acuerdo no te darán el pasaporte a ti, sino al taxista.

Taxi para cruzar la frontera china

Había buscado información por internet sobre el precio de estos taxis. El precio rondaba los 16$ por persona si se llenaba el taxi, y si lo pagabas tu entero entre 70/100$. Mientras esperábamos conseguí que una civil china me dijera el precio del taxi, 400 yuanes. Le pregunte si más gente iba hacía el mismo destino, y me dijo que solo nosotros. Todo este con un traductor para móvil…

Cuando llegó el taxista en efecto pidió 400 yuanes, intentamos regatear pero fue imposible. Hablamos con los militares a través de un chico que debía ser traductor, y nos dijo que teníamos que pagar ese dinero o volver a Kirguistán. Le dijimos que no teníamos esa cantidad, y nos dijo que según las normas del gobierno chino, los turistas tienen que tener cierta cantidad de dinero al día, y que sino no podríamos entrar. Después de amenazarnos hasta 4 veces con volver a Kirguistán aceptamos el precio.

Recorrido desde el primer control chino hasta Ulugqat

Los militares le dieron los pasaportes al taxista junto con un papel en chino. Le pedimos que nos dejaran verlo para comprobar si le habían puesto un sello de entrada. Negativo, no lo habían puesto. El chofer nos llevó unos 150 kilómetros hasta el puesto de frontera real en Ulugqat, en dirección a Kashgar. El paso de Ikerstham en la zona china seguía siendo increíble, aunque a diferencia de la zona kirguisa, donde veras yurtas, pequeñas poblaciones y animales, aquí no hay absolutamente nada. La carretera es muy buena (aunque no hay coches) y los paisajes de montaña áridos son impresionantes. Es como si el gobierno chino utilizara esa zona como área de amortiguación y no quisiera a nadie por allí. Más tarde nos enteramos que hacer autoestop en esa zona esta prohíbido.

Después de una hora llegamos a un control, el taxista nos dió los pasaportes y nos bajamos. Enseñamos los pasaportes y pasamos las mochilas por el escáner. Volvimos al coche sin los pasaportes sellados y el taxista nos pidió los pasaporte de vuelta. No pelees, porque hasta que no tengas el sello de entrada en tu pasaporte, tu entrada al país depende de ese hombre.

Después de 20 minutos llegamos al verdadero control de aduanas, en Uluggat. Nos volvimos a bajar, el taxi te deja a la entrada y rodea el edificio para esperarte en la salida. Volvió a entrar y nos dió los pasaportes. Rellenamos un documento de entrada al país, nos revisaron el pasaporte y lo sellaron por fin. Ya habíamos entrado a china oficialmente. En esta ocasión no le dimos lo pasaportes de vuelta al taxista, éste nos llevó no muy lejos de allí a cambiar dinero. El cambió era muy malo así que le pedimos que nos llevara a un cajero.

Cómo llegar de Ulugqat a Kashgar

Recuerda que el taxi solo te llevará a Uluggat, el precio que te dará será hasta aquí, no hasta Kashgar. Habíamos barajado hacer autoestop, pero había una tormenta encima nuestra y empezaba a llover. Le preguntamos al taxista si nos podía llevar él, y nos dijo que no hacía ese servicio. Nos comentó que nos podría conseguir un taxi hasta allí.

Nos llevó a una estación de taxis, es como una estación de autobuses, pero de taxis :D. Afuera hay taxis no oficiales, preguntó precio y el taxista pirata nos quería cobrar de más. Nuestro taxista se mosqueó con él y nos dijo que nos fuéramos, a lo que también invitó a otros dos pasajeros del taxi a buscar otro taxista con él. Justo en ese momento llego un taxi oficial, y pudimos entrar a comprar los billetes dentro de la estación. El precio por persona es de 33 yuanes, si vas tu solo tendrás que pagar todo el taxi (132 yuanes).

 

Otras opciones

  • Pillar el bus que va de Osh a Kashgar y que cruzar el paso de Irkeshtam, aunque no es muy buena idea. Ni por precio ni por tiempo. Sale unas 3 veces a la semana en ambas direcciones.
  • Conocimos a unas chicas francesas que habían ido hasta la frontera kirguisa en taxi, su taxista llamo a un colega suyo chino para que las llevará hasta Kasghar. Cuando se encontraron con él, éste le pidió más dinero del que habían hablado con su taxista en kirguistán (40$). El hombre les pedía 100$, tras mucho discutir consiguieron pactar los 40 $. Al final es casi el mismo precio, porque tendrás que pagar el taxi hasta la frontera china. Los taxis en Sary-Tash están al lado de la gasolinera.

¡Si te ha gustado el artículo, dale al like y síguenos en Facebook 🙂 !

1 Comentario

  1. can

    menuda odisea, trabajo os costo. sois muy valientes

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

 

¿Quiénes somos?

Somos Silvia y Jonás, una cántabra y un asturiano. Ambos nos dedicamos al transporte marítimo internacional y hemos hecho un break en nuestras carreras para cumplir uno de nuestros sueños de la infancia: dar la vuelta al mundo. Actualmente estamos en ruta, y puedes seguirnos a través del blog, otras RRSS y un localizador GPS desde el que vamos enviando balizas.