El arte de regatear en un bazar

Regatear no es difícil, aunque requiere cierta práctica. Es imposible hacerlo siempre a la perfección, pero hay que intentar ajustar al máximo los precios. Así conseguirás que tú viaje dure más, tal y como te explicaba en nuestro post sobre contabilidad.  Aquí van una serie de consejos que te pueden ayudar.

 

Claves fundamentales para regatear

  • Las prisas son malas consejeras. Si tienes poco tiempo, acabarás aceptando un precio que no te conviene del todo. Sé paciente e intenta regatear con calma.
  • No seas tú el primero que diga el precio. Aunque te presionen, que sea el vendedor/a el primero que mueva ficha.
  • Tu primera contraoferta tiene que ser al menos un tercio del precio que te diga el vendedor/a.
  • Hazle ver desde un principio que tu presupuesto no es muy alto. Di que eres estudiante o que viajas con poco dinero. Si te preguntan, diles que eres de un país poco conocido, Eslovenia, Moldavia.. se quedan pillados y al menos evitarás el argumento de: “Spanish money”.

Psicología del “regateo”

  • Cuando te guste algo, no te muestres muy entusiasmado. Ni hagas gestos a tu compañer@, pregunta el precio de manera serena. Empieza preguntando por algún objeto que no desees, para confundirlo/a.
  • Nunca vas a engañar al vendedor. Si decide venderte el producto, es porque saca un beneficio. No te amedrantes en el caso de que el vendedor tenga un estilo de regatear agresivo o victimista. Mantente firme en tu postura, y sé educado.
  • El vendedor/a sabe que si no se lo compras a ella/él,  se lo comprarás a otro. Hazle saber que tú también sabes esto y díselo. Lánzale faroles, dile que en otra tienda no te piden tanto.
  • En los hoteles, fíjate si hay muchas llaves colgadas en la pared. Eso quiere decir que hay poca ocupación, y por tanto cuentas con mayor poder de negociación. Nunca llegues al hotel con la lengua fuera o reventado. El recepcionista sabrá que te urge encontrar algo.
  • No te rayes después de comprar algo, pensando que el vendedor podría haber aceptado menos. Una vez comprado, comprado esta. Aunque te encuentres a alguien que haya pagado menos, unas veces eres tú, otras veces son otros.

Otras claves a tener en cuenta

  • Si vas regatear con un taxista, evita que estén sus compañeros delante. Al no sentir la presión del grupo, podrá romper el precio de la tarifa con mayor facilidad.
  • Lo mejores momentos para regatear son a primera hora, porque el vendedor tiene la incertidumbre de si venderá algo durante la jornada. Y a última, por si el día no ha sido todo lo bueno deseado. Nunca olvides si te encuentras viajando en temporada alta o baja de turismo.
  • Pregunta en varias tiendas los precios. No te cortes en preguntar a locales y turistas por el precio de los productos. Nunca compres el primer día de viaje, primero averigüa precios.
  • Evita comprar en grandes capitales, suelen ser  mas caras. Y evita mercados llenos de turistas, hay que regatear en los lugares donde lo hacen los locales.
  • Economías de escala. Si vas a comprar más de un producto o viajas con más gente, juntad las compras para buscar un descuento mayor.

¡Y no te olvides, como decían los Monty Pyton, siempre hay que regatear!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

 

¿Quiénes somos?

Somos Silvia y Jonás, una cántabra y un asturiano. Ambos nos dedicamos al transporte marítimo internacional y hemos hecho un break en nuestras carreras para cumplir uno de nuestros sueños de la infancia: dar la vuelta al mundo. Actualmente estamos en ruta, y puedes seguirnos a través del blog, otras RRSS y un localizador GPS desde el que vamos enviando balizas.